• articulo caraota

    La calle habla

    CaraotaDigital - junio 23, 2016

    Compartir

    Nada como el idioma de la calle. Todos los días habla, comenta la penuria o los pequeños triunfos, derrama anécdotas, elabora su propia gramática sobre el país. Para comprobar la escasez, escribe la prosa larga y humillante de las colas. Para ratificar la inseguridad, exhibe en la noche sus páginas vacías de gente. Para decir tengo hambre, garrapatea saqueos de camiones y negocios, pancartas de protesta, gritos de hartazgo. Hoy la calle parece pronunciar, a una sola voz, su urgencia más trascendente: cambiar. Esta sintaxis del caos y la violencia, esta ortografía corrupta, esta narrativa oscura debe concluir. Debemos cambiar el orden de las cosas. De la vida, en general. Y entonces hoy la calle, desde el lunes 20 de junio, está hablando de una forma extraordinariamente nítida. La calle está llena de ciudadanos validando su firma para revocar al presidente más mediocre de la historia contemporánea de Venezuela

    Leer más
  • Contra la desesperanza - Web 3

    Contra la desesperanza

    Compartir

    A nadie le gusta lo que ocurre hoy en Venezuela. Ni siquiera a los líderes de la revolución, por más que lo disimulen. Ni a sus afiliados a sueldo. La vida no es así. No como se conjuga hoy. Esta desazón cotidiana. Este asunto exasperante que es alimentarse. Este bingo extremo que es salir a la calle y rogar que la muerte no cante tu nombre en la próxima esquina. Este tajo de enfermarse y entrar en el galpón de los desdeñados. Esa turbulencia que es la falta de luz. Este disturbio de malas noticias que hoy definen al país.

    Hemos sido invadidos por los bárbaros y ahora sufrimos una nueva invasión, la de la desesperanza. Hay que decirlo: los venezolanos estamos heridos. Tenemos sangre en el ánimo. Hemos recibido una ráfaga de disparos en el optimismo. La fragua ha sido muy extensa. Nos hemos caído y levantado muchas veces en estos 17 años del fallido y trágico experimento político de Hugo Chávez. La democracia ha ensayado múltiples cartas para recuperar su espacio. Marchas, protestas, huelgas, elecciones, paros, firmas, revocatorios, resistencia civil y más elecciones. Casi todo se ha hecho. Incluso, lo indebido y lo torpe. Pero los bárbaros han resistido con las armas del fraude y la coacción. Y mientras tanto, los desatinos de su incompetencia y dogmatismo han aproximado al país a la hora de los desahuciados.

    Hoy, la población ha entendido el tamaño de la estafa. La redención de los excluidos nunca ocurrió. Por eso el revocatorio es tan importante. Por eso los bárbaros -en riesgo de perder el poder- ejercen su furia. El autoritarismo grita su sinrazón. Lo que debe llamarse dictadura comienza a serlo sin rodeos

    Leer más