• 8468b17961134a15970f6a706700166a

    El momento crucial

    Por CaraotaDigital - abr 28, 2016

    Compartir

    Lo llaman interior. Provincia. Con desdén y arrogancia le dicen monte y culebra. Todo aquello que no es Caracas. Todo lo que no tiene tono de gran metrópolis, sede del poder central, tráfago de seis millones de personas. Son dos países. Uno donde triunfan el hacinamiento, el caos, la efervescencia cultural y las oportunidades. Otro donde se imponen los grandes espacios abiertos, lo desasistido, el hilo de las tradiciones, lo entrañable y lo ruinoso. Cuando se habló de desabastecimiento crónico, ya el interior tenía meses sufriéndolo. El hambre abrió su boca primero en ese lugar que también llaman la Venezuela profunda. Los racionamientos eléctricos han tenido su gran sala de ensayo en comarcas muy lejanas a Catia, Chacaíto o Petare y hoy se asume oficialmente la distinción entre la capital y el interior. La sed nacional tuvo sus síntomas iniciales en Margarita, en Falcón, en Puerto Píritu. Dos países, una misma tragedia

    Leer más
  • Sin título-1

    “La oposición tiene que ponerle el oído al latido de la calle”

    Leonardo Padrón, escritor, afirma que "los oficialistas son profundamente corruptos". El hombre de las crónicas que cuentan al país asegura que la hoja de ruta para un cambio de Gobierno "la da el propio país"

    Compartir

    Sheyla G. Urdaneta / Maracaibo / surdaneta@laverdad.com

    Padecer. Con este verbo, Leonardo Padrón describe al país en este momento. Es el que más está conjugando el venezolano. Quizá por eso, en el acto Zulia con el revocatorio, dijo en su participación que “la vida se nos ha convertido en un asunto penoso, en una experiencia agotadora”.

    El escritor y guionista hace un recorrido por la situación de Venezuela y apunta: “Parecemos los sobrevivientes de una guerra”. Las colas, los cortes eléctricos, la falta de agua, la escasez de alimentos, le dan la razón.

    En un país donde no hay comida, Padrón lamenta que escribe sus crónicas “Con el estómago de la urgencia por hacer algo, por no quedarme callado. Con el estómago de la rabia, de la indignación”. En entrevista con La Verdad soltó: “Para mí el silencio es complicidad”

    Leer más