• Inicio > Poesía

    Amor tóxico

    Bid & Co. Editor, 2005

    Compartir

    Poema del colesterol

    Como todo en la vida,

    hay un colesterol bueno y uno malo.

    Pero sólo uno es noticia.

     

    La prensa lo cita como un criminal de moda.

    Las arterias envejecen con la grasa de sus besos.

    El corazón se tarda ante la densidad de sus maneras.

     

    Dicen que para vencerlo basta con caminar hacia el sol

    comer con la boca cerrada

    llorar ante la mantequilla

    hacer flexiones de pudor

    sudar los domingos.

     

    Dicen que hace fiestas ruidosas en la sangre

    compras nerviosas en el hígado

    saqueos en la felicidad.

     

    Dicen que te mata con mucha muerte.

    Así el amor.

    Hay uno bueno y uno malo.

    Pero sólo uno es turbulencia.

     

    En la próxima entrega: los triglicéridos.

    Esa otra forma de la nostalgia.

    Instructor de Vuelo

    Yo la enseñé a ver ciudades en la curva del mar.

    Le expliqué el desorden de las maletas.

    La llevé a puentes no aptos para viajeros.

    Le mostré bahías y relámpagos.

    Circos que se mecían como poemas de amor.

    La hice experta en calles y pantanos.

    Cruzamos museos que sólo abrían de noche.

    Caminos que se desplomaban de tanto llegar al futuro.

    Yo le mostré el alcohol de los amaneceres.

    La empujé adentro de los paisajes.

    La hice infringir el tránsito del corazón.

    La obligué a grabar montañas en el dorso de sus ojos.

    Le mostré leyendas y vinos escasos.

    Playas que se ahogaban en sus piernas.

    El rumor de la belleza en plena autopista.

    Postales convertidas en sexo duro.

    Yo la llené de ciudades imperdonables.

    Le dije gitana.

    La hice turista.

     

    Simplemente

    la enseñé a irse.

    Receta

    Haz un poema con tu dedo irónico

    usa un verbo para el cinismo

    algo de lluvia y de jueves

    limones a pie de página

    (la acidez nunca es cursi)

    generosas cantidades de pesadumbre,

    dos adjetivos bronceados

    luz de cinco pm

    ciudad, kilos de ciudad,

    y por favor,

    ninguna mujer callejeando en las palabras,

    nada,

    ni una sospecha de mujer,

    ni una sola acrobacia que acabe en sus labios.

     

    A ver si puedes.

    Inventario

    No quedó ni un solo amigo en los estantes.

    El espejo me quitó el habla.

    (tuve que afeitarme

    de espaldas a mí mismo)

    Los libros clausuraron su gracia.

    La música optó por desafinar.

    Mis hijos perdieron la dirección de mi saludo.

    Tuve que contentarme con llorar.

    En ruso. En calma. En ropa interior.

    Más nunca mostré mis nudillos.

    Mi casa se llenó de periódicos sin abrir

    y mangos que nunca caían.

    Los mosquitos se aburrieron de tanta tristeza.

    Pero lo peor fue la conserje que,

    espantada,

    nunca más me entregó

    los recibos de la luz.

    Fue entonces cuando quedé

    en la más completa oscuridad.

    Amor Tóxico - Web 300 x 490 (version final)

Más en Poesía