Inicio > Televisión

Amores de fin de siglo

Compartir

RCTV, 1995

Esta es una historia sobre las relaciones de pareja en el código amoroso de finales de siglo. En otras palabras, es la historia de cada uno de nosotros. Las distintas versiones del amor que hay en cada ventana de una ciudad de seis millones de habitantes. Pero sobre todo es una historia sobre la palabra más vapuleada de los últimos tiempos: el matrimonio

Esta es una historia sobre las relaciones de pareja en el código amoroso de finales de siglo. En otras palabras, es la historia de cada uno de nosotros. Las distintas versiones del amor que hay en cada ventana de una ciudad de seis millones de habitantes. Pero sobre todo es una historia sobre la palabra más vapuleada de los últimos tiempos: el matrimonio.

Como emblema, dos edificios: Uno, habitado por la clase media de un país. Otro, donde vive y se resume la clase popular. Si detenemos nuestra mirada en el piso 10 del edificio de clase media, encontraremos dos matrimonios vecinos: Santiago y Constanza, que se casaron hace 7 años. Y Anastasia y Diego, que se casaron hace 7 horas.

Constanza es actriz de teatro, madre cansada de ser madre y tiene hambre de mundo. Santiago es fotógrafo, antihéroe de su propia vida y va por el matrimonio sintiendo que el amor está de partida. En el otro apartamento nos encontraremos con Diego, un brillante policía y mujeriego empedernido, y con Anastasia, recién graduada de periodista y apenas estrenando la adultez. Ella, el mismo día de su boda, descubrirá un secreto que destrozará la salud de su matrimonio. A su vez, la llegada de los nuevos vecinos al apartamento de al lado  cambiará sus vidas para siempre, pues Anastasia y Santiago se conocerán y se enamorarán sin poder evitarlo.

En el otro extremo de la ciudad, en el edificio de clase popular, está Ezequiel Camacho, un joven sacerdote de polémico carácter, quien se encontrará irremediablemente con los ojos de Lejana San Miguel, una mítica prostituta que arropa con la leyenda de su belleza la turbulencia de la noche caraqueña. Un amor prohibido y estigmatizado: un jesuita y una prostituta con una pequeña hija.

Ambos puntos de la ciudad se verán conectados por el destino de sus personajes. Porque también recorreremos la vida amorosa de una sexóloga, las carencias afectivas de una profesora de aerobics, las veleidades delictivas de un cajero de banco, la tragedia de una ex-presidiaria, aún hundida en el mundo de la droga, y que vuelve a la calle a recobrar su hija extraviada, las fantasías de una acomodadora de cine, el otoño sexual de un taxista o los amores oxidados de una ama de casa. Recorreremos cada piso, cada puerta, cada pequeña lámpara encendida en la gran ciudad.

El amor iniciará la más dura de sus faenas en una historia donde los temas más puntuales del siglo recorrerán a sus protagonistas. Pero sobre todo los encuentros y desencuentros cotidianos que marcan la relación de una pareja, cada uno con su manera de ser, con sus egoísmos minúsculos o enormes, con sus reinos afectivos y los pequeños lujos de la pasión. El amor sabrá de penurias económicas y malos humores. De sobredosis de trabajo y sexo sin fuerza. Sabrá de la rutina y del tedio. De la hermosa telepatía de las parejas. De los insuperables abrazos nocturnos. Sabrá de su propia crisis.

Esta es una historia que invade la intimidad de las parejas y se asoma a aquello que caracteriza a todos los matrimonios: Un poco de cielo. Y otro de infierno.

Aunque todo podríamos resumirlo en una sola frase: Esta es una historia que comienza donde las demás terminan.