• vene

    El espía que nunca lo fue

    Compartir

    Hay una ciudad que posee un lago cuya agua es cuatro veces más salada que el agua del mar. Se llama Salt Lake City y es la capital de Utah. Allí nació hace 24 años Joshua Holt, devoto de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, gerente de una tienda de celulares y carpintero a ratos. Ese hombre hoy está detenido en Venezuela por presuntamente poseer armas de guerra y ser espía del imperio norteamericano.

    Y todo comenzó por una historia de amor

    Leer más
  • Sin título-1

    Enfermos

    por: CaraotaDigital - agosto 18, 2016

    Compartir

    “La vida en este país se parece mucho a la vida en un barco que se hunde”, escribe Coetzee en su novela La Edad de Hierro, una historia cuyo tiempo transcurre en el apartheid suráfricano. Pero es una frase que podríamos decir los venezolanos en este deshecho siglo XXI por el que, a duras penas, transcurrimos. Ya nos superan en perplejidad las historias de hambre que observamos. Cenar pan y café es un lujo para muchos hogares. El penar de las colas en busca de alimentos ha trastornado por completo la dinámica del país. La gente malbarata días enteros de su vida en filas minadas por la humillación, los insultos y el hartazgo. Días que deberían servir para ejercer la normalidad. Pero lo que durante siglos se consideró normal, se nos fue por ese albañal que es la revolución. Ya no caben más patadas en el asombro. Se siguen sumando nuevos seres humanos a la delincuencia. Las noticias que deberían paralizarnos las hojeamos con costumbre. Por ejemplo, en estos días, así como al desgaire, varias noticias se daban codazos para llamar la atención, sin mucho éxito. Una poseía un titular crispante: “Hallados dos cadáveres degollados en la pasarela Dividivi de la carretera Cúa-Charallave”.

    Leer más
  • Sin título-2

    El remolino Tibisay

    por: CaraotaDigital - agosto 11, 2016

    Compartir

    Las palabras que Tibisay Lucena dirigió al país el día martes 8 de agosto tuvieron el efecto de un remolino: las aguas quedaron seriamente revueltas. Sobre el país se observan, desperdigados, leños de desesperanza y furia, algunos estribillos de “yo se los dije” y otros de victoria oficialista. La conclusión es que el país amaneció gravemente lesionado el día siguiente. La rectora Tibisay Lucena quedará inscrita en el imaginario de los venezolanos como una de las mayores villanas de esta historia. Quizás fue un rol que no eligió, pero su desempeño ha sido tan eficiente que han prolongado ad infinitum su permanencia en el elenco. Se ha comportado como una actriz de reparto que cuando le toca interpretar sus escenas claves derrocha todo su potencial y entonces se roba el show, adquiere visos protagónicos, y buena parte del país reconduce su encono hacia ella. Tibisay, por instantes, logra que nos olvidemos de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, protagonistas incuestionables de esta saga sobre la sordidez del poder

    Leer más