• Empaquetado-obra-Christo-ayudar-Papa_CLAIMA20160516_0287_28

    El hechizo

    CaraotaDigital - julio 28, 2016

    Compartir

    La llegada de Chávez al poder no solo dividió trágicamente en dos la historia del país, también desmembró a las familias, vecinos y amigos. Lo sabemos. Aunque, en lo particular, tengo algunos amigos chavistas, confieso que hay amistades que se quedaron accidentadas en el camino por el hirviente tema de la polarización. Otras se convirtieron en distancia y silencio para evitar confrontaciones. Era como colocar el vínculo en una caja fuerte y preservarlo de la tormenta.

    En estos días, una amiga, querida, muy querida, chavista hasta los tuétanos, con quien me unen 30 años de cariño y con quien había pactado tácitamente en sembrar distancia para no dañar nuestra relación, apareció por mensajería de texto, con el tono cálido de siempre. Mi sorpresa tuvo rápida aclaratoria

    Leer más
  • Sin título-1

    “Ese carajito aquí no entra”

    CaraotaDigital - julio 21, 2016

    Compartir

    Uno sigue sin entender eso que llaman la revolución. Confieso que me declaro incompetente. No me alcanzan las neuronas. No logro entender qué tienen de revolucionaria la arrogancia y la indolencia. No concibo cómo se empeñan en negar lo obvio. Resulta cínico e inútil el manto de silencio que intentan colocar sobre un tema que alcanza cotas de tragedia: la escasez de insumos médicos para atender a la población enferma que plena los hospitales públicos. Saben que no hay mayores recursos, que los médicos y enfermeras se intoxican de impotencia, que a veces pacientes y doctores tienen que trancar calles para hacerse oír. Y nada. Solo hay algodones. Algodones en los oídos del gobierno. Hasta la ONU le pidió públicamente, con un tono que invocaba compasión, que aceptara la ayuda humanitaria. Nada. Como piedras. Una indolencia tan recurrente que sobrepasa la crueldad. Todo para no aceptar públicamente la magnitud del derrumbe de la salud en Venezuela

    Leer más
  • dc470313659d37e4302132a8ea89e56e

    La justicia y los lobos

    Compartir

    Armando Cabrera jugaba dominó un sábado a las 7 pm en un club cuando un amigo lo llamó para decirle que lo habían matado. El se lo tomó a guasa: “No me manden flores, mándenme dólares” No le dio relevancia. Total, este país se especializa en falsos rumores. Al día siguiente, otro amigo lo llamó para hacerle una fe de erratas crucial: “Armando, la noticia no es que te mataron, sino que tú mataste a alguien”. En ese instante, se enteró que para buena parte del país ya calificaba como homicida. El asombro lo cubrió de pies a cabeza. Buscó a alguien que le creara una cuenta en las redes: “No uso Twitter, no uso Internet, soy un dinosaurio en ese sentido”. Pero necesitaba responderle al periodista que lanzó la noticia.
    “Presunto actor mata a un transexual”, fue el titular que comenzó a replicarse en distintos portales web. El adjetivo parecía un chiste. La presunción recaía sobre su oficio, no sobre el delito. “A lo mejor ese periodista me fue a ver en alguna obra, no le gusté como actor y dijo: ¡a este coño de madre hay que meterlo preso!”, bromea Armando mientras reconstruimos su inesperado calvario

    Leer más