• Venezuela, el huracán

    Venezuela, el huracán

    Compartir

    Cuando un venezolano sale a marchar a las calles para manifestar su repudio al régimen que ha convertido al país en sal y agua, lo hace con dos armas: la gorra tricolor y un hartazgo profundo. Así de desnudo, así de vestido sale. Esa marcha, que hoy plena el asfalto de todos los rincones del país, recibe una sola respuesta: represión. Una represión que con el curso de los días ha ido adquiriendo un talante atroz e irracional.
    He asistido a muchas marchas en estos dieciocho años, pero jamás había presenciado tanta furia represiva. Y, sobre todo, tan gratuita. En un sábado de este abril del 2017 –otro abril que jamás olvidaremos- marché con miles de venezolanos desde el Municipio Chacao hacia la Defensoría del Pueblo. Al llegar a la autopista, a la altura de El Rosal, la muchedumbre detuvo su paso. Un grueso piquete de la GNB había erigido su particular versión del Muro de Berlín. Como si fuéramos dos países. Como si mi gentilicio caraqueño ya no pudiera volver a la parroquia San Juan, donde nací y me crié. Como si tres gritos y un capricho del alcalde Jorge Rodríguez fueran argumento suficiente para expulsarme de mi propia ciudad. Como si tocara devolvernos en silencio a un gueto de parias y traidores, porque eso somos -para los fundamentalistas del chavismo- todos los que vivimos fuera del Municipio Libertador. Como si ya la protesta no ocurriera en cada rincón del país

    Leer más
  • desnudo-1

    Desnudo

    POR: CARAOTADIGITAL - ABRIL 27, 2017

    Compartir

    La imagen que nadie olvidará: el joven que, ostentando su desnudez absoluta, su figura lánguida y sin músculos, camina hacia la violencia con un pequeño y ancestral escudo, la biblia. Y la violencia le ladró, le escupió una salva de perdigones y lo fumigó con bombas lacrimógenas. Le dijo cállate. Vete. No eres nadie.

    Pero sí es alguien. Muchos pensaron que quizás era un loco, un fanático religioso. Y no. Ya todos sabemos que se llama Hans Wuerich y es un venezolano común y corriente. Uno más entre millones que piden con urgencia una salida a la crisis más pavorosa que ha vivido la Venezuela contemporánea.

    Hablo con Hans el día que decide asomar su rostro a los medios de comunicación. Y me consigo con un joven de 27 años, sencillo y risueño, que aún destila cierta inocencia. Su forma de hablar está salpicada de la clásica jerga caraqueña. Siente que la vida le cambió después del temerario episodio que protagonizó.

    Leer más
  • Sin título-1

    Los artistas y el 19 de abril

    POR: CARAOTADIGITAL - ABRIL 18, 2017

    Compartir

    Los que estamos hoy aquí presentes queremos subrayar, en principio, que lo hacemos honrando nuestra condición de ciudadanos. Y que un ciudadano, por definición, no tiene color político, no lo define una ideología, sino su relación humana y social con su entorno, su ciudad y, más aún, con su país. Preciso más puntualmente nuestra condición: somos ciudadanos de un país llamado Venezuela. Es decir, queremos también hablar a través de nuestro gentilicio. De nuestra condición de venezolanos. Gente que tiene un vínculo, un asidero telúrico con una región del mundo, gente que la define un arraigo, una temperatura del Caribe, una concepción de la vida. Gente que quiere su país porque es inevitable. Gente que le duele hasta los huesos el horizonte de caos, debacle, ruina, devastación y colapso donde se encuentra la nación. Elijan cualquiera de esos términos. Lamentablemente, cada uno y todos sumados ilustran el gravísimo estatus de nuestra realidad

    Leer más